PIBs regionales en América Latina. Desigualdad, convergencia y clusters en perspectiva histórica y comparada

HENRY WILLEBALD (Universidad de la República, Uruguay), 31 de diciembre de 2020

RESUMEN. “PIBs regionales en América Latina” es un programa de investigación en historia económica, llevado adelante por un conjunto de investigadores ibero y latinoamericanos que, progresivamente, ha comenzado a ofrecer sus primeros resultados. Ahora, estamos en condiciones de avanzar en el conocimiento del desarrollo latinoamericano desde una perspectiva histórica, comparada y regional, discutiendo la evolución de la desigualdad, procesos de convergencia/divergencia y la conformación de clubes de regiones “pobres” y “ricas”. Se trata de una agenda abierta y que importa compartir con colegas interesados en la historia económica y el desarrollo de América Latina.


En una anterior entrada al Blog (“PIBs regionales en América Latina: un programa de investigación en marcha”) argumentaba que, en la última década, ha sido notorio el interés de muchos historiadores de la península Ibérica y de América Latina por identificar e interpretar los factores determinantes del desarrollo regional latinoamericano en perspectiva histórica y comparada. Existe, de hecho, un programa de investigación en marcha que, progresivamente, ha ido arrojando resultados que interesa compartir con la comunidad de historiadores económicos y cientistas sociales en general.

Parte de los esfuerzos de estimación y analíticos han sido plasmados en un libro de reciente publicación de la colección Palgrave Studies in Economic History, de Palgrave Macmillan, el cual he co-editado con los Prof. Marc Badia-Miró (Universidad de Barcelona) y Daniel Tirado-Fabregat (Universidad de Valencia): Time and Space. Latin American Regional Development in Historical Perspective. Se trata de una obra colectiva en la cual se han sumado colegas europeos y latinoamericanos con capítulos nacionales, comparativos y visiones globales del desarrollo regional de América Latina. Parte de estos resultados se han discutido, además, en Badía-Miró et al. (2020).

Metodologías, política pública, casos nacionales y perspectivas regionales

El libro consta de 14 capítulos y la participación de 22 autores.

El primer capítulo es de carácter introductorio (M. Badia-Miró, D. Tirado-Fabregat y H. Willebald), realiza una presentación del marco conceptual del libro, repasa los capítulos y revisa los highlights y principales hechos estilizados del desarrollo regional de América Latina.

El segundo capítulo (A. Díez-Minguela y M.T. Sanchis Llopis) es de carácter metodológico y se destaca por clarificar y sistematizar las aproximaciones empíricas propuestas en el libro. Es una contribución trascendente sobre un tópico no siempre abordado con el suficiente detalle en los trabajos de historia económica, y el cual significará atajos sumamente útiles para muchos otros investigadores.

El tercer capítulo (L. Bértola) realiza una contribución valiosa al conocimiento del diseño de la política pública en América Latina, en perspectiva histórica y haciendo foco en aquella de carácter productivo y promotora del desarrollo regional. Se trata de un capítulo que brinda un contexto de referencia muy adecuado para la comprensión de los restantes capítulos.

Luego, se presentan los nueve casos nacionales que incluye esta serie: Argentina (M.F. Aráoz, E.A. Nicolini y M. Talassino), Bolivia (J.A. Peres-Cajías), Brasil (J. R. Bucciferro y P.H.G. Ferreira de Souza), Chile (M. Badía-Miró), Colombia (A. Meisel Roca y L. Hahn), Mexico (J. Aguilar Retureta, M. Badia-Miró y A. Herranz-Loncán), Perú (B. Seminario, M. A. Zegarra y L. Palomino), Uruguay (J. Martinez-Galarraga, A. Rodríguez Miranda y H. Willebald) y Venezuela (G. De Corso y D. A. Tirado-Fabregat).

El libro se cierra con dos capítulos que proponen miradas de América Latina como un todo. Uno de ellos se titula “Spatial Inequality in Latin America (1895–2010): Convergence and Clusters in a Long-Run Approach” (M. Badia-Miró, E.A. Nicolini y H. Willebald) y, el otro, “Regional Inequality in Latin America: Does It Mirror the European Pattern?” (J. Martinez-Galarraga, E.A. Nicolini, D.A. Tirado-Fabregat y H. Willebald).

La sección que sigue presenta un punteo, muy breve, de los principales resultados y hechos estilizados que derivan de esta aproximación regional al desarrollo latinoamericano.

Clusters, convergencia y desigualdad regional

Los seis principales hechos estilizados que el análisis permite determinar son los siguientes.

Las regiones de más alto PIB per cápita (“ricas”) están en los extremos del continente, hacia el norte mexicano y el sur argentino y chileno. Es una evolución que ha mostrado fuertes persistencias, con algunas diferencias que tendieron a acentuarse y el surgimiento de algunos pocos “nuevos ricos” (en Brasil, sobre todo).

Las regiones latinoamericanas evidenciaron un proceso significativo de beta-convergencia[1] desde finales del siglo XIX hasta comienzos del XXI, aunque a una velocidad reducida (0,7% anual), mostrando un moderado aceleramiento durante el período de la industrialización por sustitución de importaciones (ISI) (o de industrialización liderada por el Estado).

Ese “acercamiento” entre regiones fue acompañado por un proceso de sigma-convergencia,[2] el cual fue alentado por la reducción de brechas entre los países durante las etapas de mayor apertura (Primera Globalización y el período de re-globalización luego de los 1970s), y dentro de éstos durante el modelo introvertido de industrialización.

Sin embargo, esa trayectoria general incluyó comportamientos dispares entre países, tanto cuando se considera la evolución temporal (hay países con tendencias decrecientes, crecientes, con forma de U y de U invertida), como cuando se toma en cuenta el nivel de la desigualdad regional (muy altos en los casos de Chile y Colombia, muy bajos en los de Uruguay y Bolivia).

Hay evidencia de correlación espacial en la distribución regional del ingreso latinoamericano. El club de “economías ricas” se constata hacia el sur, con la formación de regiones argentinas y chilenas en una caracterización que ha sido persistente en el tiempo. Por su parte, el cluster de regiones pobres se constituyó en la zona de la Amazonia (abarcando territorios de Brasil, Bolivia, Perú y Colombia), aunque tendió a desvanecerse desde los 1970s a medida que la integración de las regiones se hizo más intensa.

Finalmente, se encuentra evidencia de una relación no lineal entre desarrollo económico y desigualdad regional, comportando una curva con forma de N; esto es, se trataría de una relación creciente en las primeras etapas del desarrollo, decreciente luego (como lo anticiparía Williamson en su trabajo clásico de 1965) y volvería a tomar una pendiente positiva para niveles de PIBs per cápita altos en perspectiva histórica. Esta evidencia está en línea con la hallada previamente para el caso de Europa del sur.

¿Más preguntas que respuestas?

Los “PIBs regionales en América Latina” es un programa de investigación en marcha que, luego de casi una década de trabajo, está ofreciendo sus primeros resultados. Y muchos de estos resultados no son más que hechos estilizados que oficiarán, prontamente, como hipótesis de trabajo para lanzar nuevas investigaciones. Muchos son los aspectos que requieren profundización, no solo para conocer más y mejor el desarrollo latinoamericano de largo plazo sino, también, para poner bajo tensión a las propias estimaciones, siempre perfectibles (por su cobertura, extensión o grado de precisión de las proxies utilizadas).

Las direcciones hacia las cuales encauzar las nuevas investigaciones son múltiples, aunque no quería cerrar esta entrada sin destacar al menos cuatro de ellos.

América Latina tiene una característica que lo destaca a nivel mundial y es la de contar con niveles elevadísimos de desigualdad personal del ingreso, en un proceso persistente en el cual las mejoras nunca han dejado de ser esporádicas. Pero esta caracterización no ha incorporado lo suficiente la dimensión regional del problema. Si bien es una noción que ha atravesado al pensamiento económico latinoamericano desde temprano –el concepto de heterogeneidad estructural tiene, de hecho, un componente regional destacado–, la ausencia de información detallada y de largo plazo ha impedido realizar mayores avances. Estos esfuerzos abren, entonces, una nueva puerta de análisis al menos promisoria.

Los otros aspectos en los cuales resta profundizar en su conocimiento refieren al rol que le cupo, en la evolución de la desigualdad regional y a las velocidades en las cuales las regiones latinoamericanas convergieron o divergieron, a los recursos naturales, a la relación con el resto del mundo y al rol del Estado.

Desde su edición de 1994, The Economic History of Latin America since Independence, del Prof. Bulmer-Thomas, incluye un mapa de América Latina con un detalle de la localización y explotación de recursos naturales (adaptado de un trabajo de 1949 de Horn y Bice). Se trata, de hecho, de una representación de la noción de commodity lottery que utiliza el autor en toda su obra y que destaca el rol de la riqueza natural en el desempeño de los países. El punto es que, dada la disponibilidad de información, era muy difícil proyectar esta caracterización más allá del ámbito nacional, pero el dispar desarrollo dentro de los países tiene, en esa localización heterogénea de los recursos naturales, un factor explicativo clave y que ahora podremos explotar.

Extraído de Bulmer-Thomas (1994) (2nd edition, 2003).

La forma que tuvo América Latina de materializar la riqueza de recursos naturales fue participar activamente en los mercados mundiales de productos, razón por la cual las trayectorias de apertura/cerramiento de cada país contarán, también, la historia de los desarrollos regionales. Sin embargo, el intercambio comercial es sólo una parte del relato histórico. El movimiento de capitales, viabilizando las inversiones externas, tuvo efectos notorios en la dinámica de la integración de los mercados. Los movimientos de la demanda internacional habilitaron la producción de alimentos y materias primas agrícolas en amplios espacios de abundante tierra de América del Sur, alentaron la producción de materias primas para los cultivos (salitre) o para la creciente industria del automóvil (caucho) o de la energía eléctrica (cobre) de las primeras décadas del siglo XX. Pero también significaron duros golpes cuando hubo relocalizaciones del abastecimiento mundial de algunas ofertas o cuando el progreso tecnológico bloqueó, de hecho, producciones otrora prósperas y promisorias. El impacto regional, al interior de los países, de estas evoluciones ha conducido a desarrollos muy dispares y a confirmar, desde otra dimensión, la noción cepalina de la heterogeneidad estructural.

Finalmente, el rol del Estado resulta trascendente para interpretar adecuadamente la evolución del desarrollo regional latinoamericano. Desde el tipo de poder colonial dominante (y el predominio de instituciones inclusivas o extractivas), el grado de destrucción que significaron las guerras por la independencia, el largo proceso de consolidación del Estado desde finales del siglo XIX (el cual demoró décadas en constituirse en, realmente, nacional), su creciente participación en la esfera económica y productiva (que tiene su auge en el período de industrialización de los 1950s y 1960s) y la reorientación hacia el mercado desde los 1980s, el rol del Estado ha jugado un papel sustantivo para comprender el desarrollo regional de América Latina. Por ausencia o por presencia, en forma directa o induciendo comportamientos, con el diseño de políticas nacionales o específicamente regionales, su rol deberá ser interpretado y analizado en profundidad.

Indudablemente que queda mucho camino por recorrer y los desafíos son importantes, pero la expectativa de comprender de mejor manera el desarrollo latinoamericano alentará nuevos y renovados esfuerzos.


[1] La beta-convergencia alude al proceso por el cual las economías (regiones en nuestro caso) más retrasadas tenderían a crecer más rápido que las líderes, dando lugar a un proceso de catch-up.

[2] La sigma-convergencia alude el proceso por el cual la dispersión de los PIB per cápita regionales tenderían a reducirse, dando cuenta de una mayor cercanía entre niveles de desarrollo.

Bibliografía

Badia-Miró, M., Martinez-Galarraga, J., Nicolini, E.A., Tirado-Fabregat, D.A. y Willebald, H. (2020) “La desigualdad económica regional en América Latina (1895-2010)”. Investigaciones de Historia Económica – Economic History Research. https://doi.org/10.33231/j.ihe.2020.09.001

Bulmer-Thomas, V. (1994). The economic history of Latin America since independence. Oxford: Oxford University Press.

Tirado-Fabregat, D.A., Badia-Miró, M. y Willebald, H. (eds.) (2020) Time and Space. Latin American Regional Development in Historical Perspective. Pal­grave Studies in Economic History, Palgrave Macmillan.

Williamson, J. G. (1965) “Regional Inequality and the Process of National Development: A Description of the Patterns”. Economic Development and Cultural Change, 13(4), 1-84.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s