La banca doméstica mexicana y la crisis de la deuda de 1982

SEBASTIAN ALVAREZ (Universidad de Zúrich/Universidad de Oxford – SNSF)

Sebastian Alvarez es investigador postdoctoral de la Fundación Nacional Suiza de Ciencias (SNSF) en la Universidad de Zúrich e investigador asociado de la Facultad de Historia y el Centro Latinoamericano (LAC) de la Universidad de Oxford. Es Doctor en Historia Económica y Social por la Universidad de Ginebra, Master en Economía por la Universidad de Paris 1 – Panthéon Sorbonne y Licenciado en Economía por la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.

RESUMEN. ¿Cuál era la situación de la banca mexicana al momento del estallido de la crisis de la deuda y su nacionalización en 1982? ¿Por qué el gobierno mexicano aceptó términos y condiciones de negociación de su deuda externa con sus acreedores internacionales tan desfavorables y costosas para su economía y población? En esta entrada al Blog reflexionamos sobre estos temas en base a los resultados de una investigación recientemente publicada por Palgrave Macmillan en el libro “Mexican Banks and Foreign Finance: From Internationalization to Financial Crisis, 1973-1982” en lo que constituye una de las primeras revisiones históricas de la crisis de la deuda de América latina de los años 1980. Los hallazgos de este trabajo proveen nueva luz e interpretaciones sobre una de las crisis y períodos más difíciles y con mayores impactos de largo plazo en la historia económica y social de la región.


La década de 1980 ha sido uno de los períodos más tortuosos en la historia económica y social de América latina. En medio de múltiples y recurrentes crisis financieras que incluyeron problemas en el pago de deuda externa, devaluaciones y bancarrotas bancarias, los países de la región experimentaron un severo y prolongado parate económico e inflación creciente (Bértola and Ocampo 2012). La crisis repercutió fuertemente en el mercado de trabajo, no sólo afectando negativamente el desempleo y los salarios, sino también generando cambios estructurales en los niveles de informalidad y precarización del sector en la gran mayoría de países. La pobreza alcanzó récords históricos en un contexto de graves dificultades presupuestarias y retracción del estado de bienestar, sumiendo a la región en su “década perdida” (Ocampo et al. 2014).

La crisis de la deuda y su gestión estuvieron en el centro de la debacle económica y social de la región durante estos años. La moratoria de México en agosto de 1982, que se extendió luego a Argentina, Brasil, Venezuela y al resto de los países con altos niveles de deuda, puso en jaque la estabilidad del sistema financiero mundial dada la elevada exposición de los grandes bancos internacionales. Con el fin de mantener el servicio de los préstamos bancarios, los gobiernos de los países en crisis y sus acreedores internacionales iniciaron un proceso de sucesivas negociaciones y reestructuraciones de deuda externa acompañado de ayuda financiera condicionada a la firma y ejecución de programas de ajuste y planes de austeridad con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el marco de una fuerte contracción económica, la región pasó de receptora a exportadora neta de capitales convirtiendo así, como Carlos Diaz-Alejandro argumentó, “lo que podría haber sido una seria pero manejable recesión en una crisis de desarrollo mayor sin precedentes desde los tempranos años 1930”(Diaz-Alejandro 1984).

A pesar de su importancia en el desarrollo económico y social de América Latina, la crisis de la deuda de los años 1980 y las políticas de renegociación no han sido aún objeto de revisionismo histórico. Muchos aspectos de los procesos de endeudamiento externo y dinámicas detrás de la inestabilidad macroeconómica y problemas financieros que afectaron la región han escapado a la atención de los investigadores y los análisis del período. Tal es el caso, por ejemplo, de la deuda externa del sector bancario. Según los gobiernos flexibilizaban los controles de capitales y liberalizaban el sistema financiero, la banca latinoamericana internacionalizaba sus actividades e incrementaba su presencia en los mercados internacionales de capitales. Diaz-Alejandro ha mostrado cómo los bancos chilenos sirvieron de brazo financiero externo para las empresas de los grupos económicos que ellos integraban. Por otro lado, Quijano documentó la participación de bancos mexicanos, argentinos y brasileros en préstamos sindicados en los Euromercados en asociación con otros bancos extranjeros.[1] Similares desarrollos ocurrieron en otros países también, aunque las estrategias de internacionalización y los mecanismos utilizados para intermediar el capital extranjero con los prestatarios locales diferían según el caso y, con ello, también la naturaleza y la gravedad de las crisis.  

En el caso de México, la banca doméstica dio sus primeros pasos en los mercados internacionales de capitales a principios de los años 1970 mediante la participación accionaria en consorcios bancarios en Londres. Entre 1972 y 1974, los tres mayores bancos del país, Bancomer, Banamex y Banca Serfín, crearon, junto a grupos de bancos internacionales, el Libra Bank, Intermex y Eulabank respectivamente, los cuales se dedicaron al financiamiento de clientes en México y el resto de América Latina. Luego, desde mediados de los 1970, la banca mexicana dio un paso adicional mediante el establecimiento de sus propias agencias y sucursales en Nueva York, Londres y centros off-shore del Caribe como plataforma de participación directa en los Euromercados y las finanzas internacionales. Hacia 1982, los seis bancos líderes del país, que incluían también Multibanco Comermex, Banco Mexicano Somex y Banco Internacional, tenían presencia directa en los principales centros financieros internacionales de la época (ver Cuadro 1).

Cuadro 1. Activos y pasivos de las agencias y sucursales externas de los bancos mexicanos, Junio de 1982 (millones de dólares)

La llegada a los centros financieros mundiales abrió las puertas a nuevas fuentes de liquidez y financiamiento disponibles en los vastos mercados internacionales de capitales. A través de sus agencias y sucursales externas, los bancos incrementaron sus captaciones en dólares mediante depósitos interbancarios y transacciones en los mercados de dinero que utilizaron luego para fondear sus operaciones internacionales, que consistieron principalmente en préstamos al sector público y privado de su país de origen. La composición del pasivo y activo de los bancos mexicanos en Estados Unidos representada en el Gráfico 1 ilustra claramente este modelo de negocios y se replicaba también a las oficinas bancarias de Londres y el Caribe. La utilización de fondos interbancarios de muy corto plazo (con vencimiento entre un día y tres meses) para financiar préstamos de largo plazo fue una debilidad mayor de esta estrategia de intermediación, dado que generaba serios desbalances en el perfil de reembolso de los activos y pasivos externos. Por otro lado, los instrumentos de financiación que utilizaron los bancos estaban sujetos a tasas variables, pero una proporción importante de los préstamos con ellos financiados habían sido otorgada a tasas fijas, creando riesgos adicionales vinculados a potenciales subas en las tasas de interés internacionales como finalmente ocurriría hacia fines de los 1970 y comienzo de los 1980. Finalmente, los pasivos externos en dólares habían sido calzados con el otorgamiento de créditos en la misma moneda, la mayoría de los clientes operaban en pesos y no tenían acceso genuino a dólares, quedando por ende indirectamente expuestos al riesgo cambiario y eventual incapacidad de pago frente a una devaluación como sucedió en febrero de 1982.

Gráfico 1. Composición del activo y pasivo de las agencias norteamericanas de los bancos mexicanos, Junio de 1982 (millones de dólares)

La participación de los grandes bancos mexicanos en el proceso de endeudamiento externo del país comprometió seriamente la estabilidad del sistema bancario. Cuando en agosto de 1982 el gobierno de México anunció la moratoria temporaria en el pago de las amortizaciones de su deuda bancaria externa, los seis principales bancos del país poseían 4.275 millones de dólares de estos créditos. A nivel consolidado, dicho monto representaba alrededor del 32% de la cartera de préstamos totales de los bancos y cinco veces su capital agregado. Aunque el ratio variaba considerablemente de una institución a otra, los niveles de capital y reserva de los seis bancos involucrados eran, en todos los casos, altamente insuficientes para asumir pérdidas en su portafolio de créditos externos mexicanos sin comprometer su solvencia[2] En su gran mayoría, los contratos de préstamos bancarios internacionales habían sido negociados con cláusulas de default cruzado (‘cross default clauses’), por lo que el impago de un crédito ponía en default al resto incluyendo aquellos en posesión de la banca doméstica. Los bancos expuestos a la crisis eran de importancia sistémica en México y no sólo representaban hasta tres cuartos del mercado bancario nacional, sino que estaban a la cabeza de los mayores grupos financieros de país, amenazando, por ende, la estabilidad del sistema financiero en su conjunto.[3]

Pero los problemas de los bancos internacionales mexicanos no se limitaron solamente a los créditos en mora en su poder, sino también a la retracción de sus fuentes de financiamiento. El estallido de la crisis infringió en los mercados internacionales de dinero creando tensiones y disrupciones en las transacciones interbancarias que afectaron, principalmente, a las instituciones más débiles y expuestas a la crisis. En un contexto de alta volatilidad y ‘flight to quality’, las agencias y sucursales externas de los bancos mexicanos enfrentaron dificultades crecientes para mantener sus depósitos y líneas de créditos interbancarias debiendo pagar mayores ‘spreads’ y renovar por menores plazos, lo que acentuaba los desfasajes financieros acumulados en sus balances y generaba fuertes presiones de liquidez. El Cuadro 2 muestra la posición interbancaria neta de las sucursales de Londres por banda de vencimiento como porcentaje de sus activos y pasivos interbancarios totales, reflejando la estructura cortoplacista del financiamiento y su agravamiento luego de la declaración de la moratoria el 20 de agosto de 1982: la proporción de financiamiento interbancario con vencimiento de hasta tres meses se duplicó de 30 a 58,9% para mediados de noviembre. Aun así, los bancos mexicanos no conseguían conservar la totalidad de sus líneas de financiamiento, y sufrieron un lento y persistente drenaje de fondos que comprometía seriamente su posición financiera y solvencia.

Cuadro 2. Estructura de plazos en el balance de las sucursales de los bancos mexicanos en Londres, 1982

Frente a tal coyuntura, el gobierno mexicano procuró estabilizar la situación de los bancos. Así, entre el 7 y 22 de septiembre de 1982 el Banco de México asistió a las agencias y sucursales externas con un total de 311 millones de dólares, 93 por ciento de los cuales provenían de una operación swap con la Reserva Federal de Estados Unidos. Para ese entonces, las reservas internacionales en México eran inferiores a 2.000 millones de dólares, menos de la mitad de los pasivos interbancarios que vencían durante el resto del año. Las agencias y sucursales no contaban con acceso a la ventanilla de descuento de la Fed, ni el Banco de Inglaterra, ni a otras fuentes de dólares que les permitiera cubrir la caída de dicho financiamiento. La solución al problema se consiguió como parte de las negociaciones en curso con los acreedores internaciones mediante la cual los bancos internacionales acordaron mantener sus líneas interbancarias con las agencias y sucursales externas de los bancos mexicanos por un total de 5.200 millones de dólares, mientras que el gobierno, por su lado, les aseguraba la disponibilidad de divisas para el pago de intereses sobre dichos pasivos. Con una vigencia inicial hasta fines de 1986, este acuerdo fue renovado y extendido en dos ocasiones hasta mediados de 1991 cuando la deuda interbancaria fue canjeada por bonos del gobierno mexicano que podían usarse para la compra de bancos, por ese entonces en proceso de privatización luego de haber sido nacionalizados diez años antes.[4]

La delicada situación de la banca mexicana frente a la crisis de 1982 tiene implicaciones importantes respecto de la narrativa tradicionalmente aceptada en la historiografía de la época. Por un lado, la nacionalización bancaria decretada por el presidente el 1º de septiembre de 1982, aun cuando haya sido motivada por cuestiones ideológicas y políticas,[5] conllevó la estatización de la deuda externa de los bancos y ello significó, en última instancia, un salvataje a instituciones financieras que en caso contrario deberían probablemente haberse declarado en bancarrota. Por otro lado, en el marco de una crisis de proporciones históricas, el colapso de bancos de importancia sistémica hubiera, sin dudas, agravado la situación económica del país y los costos sociales de la crisis. Pero para salvaguardar la estabilidad del sistema bancario y financiero nacional el gobierno mexicano necesitaba de líneas de financiamiento en dólares y para acceder a ellas no parecía haber mucho más remedio que aceptar las condiciones requeridas por los acreedores externos. En materia de poder de negociación, la pistola estaba en las manos de la banca extranjera, los gobiernos acreedores y el FMI, quienes consiguieron así que México asumiera el grueso del peso del ajuste de la crisis sobre sus espaldas.


[1] Diaz-Alejandro (1985) y Quijano (1987), respectivamente.

[2] El menor ratio correspodía a Banca Serfín con 3,75 y el mayor a Multibanco Comermex siendo igual a 12.

[3] Sobre el rol de los bancos comerciales en los conglomerados financieros y grupos económicos mexicanos ver Chavarin Rodriguez (2010) y Hamilton (1983).

[4] Ver Alvarez (2019), p. 173-78.

[5] Ver Espinosa Rugarcía and Cárdenas Sánchez (2008)


Bibliografía

Alvarez, Sebastian. 2019. Mexican Banks and Foreign Finance: From Internationalization to Financial Crisis, 1973-1982. Cham: Palgrave Macmillan.

Bértola, Luis, and José Antonio Ocampo. 2012. The Economic Development of Latin America Since Independence. London: Oxford University Press.

Chavarin Rodriguez, Ruber. 2010. Banca, grupos economicos y gobierno corporativo en Mexico. Mexico City: Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Diaz-Alejandro, Carlos F. 1985. “Good-bye financial repression, hello financial crash.” Journal of Development Economics 19: 1–24.

———. 1984. “Latin American debt: I don’t think we are in Kansas anymore.” Brookings Papers on Economic Activity 15(2): 335–403.

Espinosa Rugarcía, Amparo, and Enrique Cárdenas Sánchez, eds. 2008. “La nacionalización bancaria, 25 años después.” In Mexico City: Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Hamilton, Nora. 1983. “México: los límites de la autonomía del Estado.” In Mexico D.F.: Ediciones Era.

Ocampo, José Antonio et al. 2014. La crisis latinoamericana de la deuda desde la perspectiva histórica. Santiago, CL.: CEPAL.

Quijano, José Manuel. 1987. México: Estado y banca privada. Mexico, D.F.: CIDE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s