Las diferencias de género en el mercado laboral, brechas salariales como factor emergente

Silvana (06-11-2018)

Silvana Maubrigades es Profesora Adjunta de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, Uruguay. Es Socióloga y Doctora en Historia Económica por la misma  Universidad. Trabaja en el Programa de Historia Económica donde desarrolla su línea de investigación vinculada a las temáticas de desarrollo, desigualdad y mercado de trabajo desde la perspectiva de género.

 

RESUMEN. Reafirmando la complejidad que presenta el fenómeno de la desigualdad en la región, en esta primera presentación en el blog se introduce la perspectiva de género para analizar en América Latina la brecha salarial, identificándose algunas persistencias como la segregación ocupacional que deriva en disparidades salariales entre hombres y mujeres; y constatándose también una permanencia de las brechas salariales en los estratos más educados de la población activa.

A lo largo del siglo XX, en América Latina, las mujeres duplican su participación en el mercado de trabajo pasando de un promedio aproximado de un 20 % en la primera mitad del siglo XX a guarismos en torno al 40/50 % al final del siglo. Sin embargo, diversos enfoques teóricos e investigaciones aplicadas han demostrado la no linealidad entre el crecimiento económico y el aumento de la población económicamente activa femenina (PEAF). De allí se deriva la necesidad de desarrollar una explicación multicausal de este proceso, abarcando factores explicativos desde la demanda (cambios en los modelos productivos) y desde la oferta (aumento de las capacidades individuales y cambios en la estructura familiar).

Este enfoque aplicado a la región requiere, por un lado, una mirada de largo plazo que permite trazar continuidades y cambios en las variables observadas y, por el otro, la comparación entre los distintos países latinoamericanos y con otras regiones a los efectos de visibilizar esta no linealidad en las trayectorias de los países. Desde la perspectiva histórica y comparada se busca articular las particularidades de los distintos casos estudiados para encontrar explicaciones generales sobre el proceso de incorporación de las mujeres al mercado de trabajo en América Latina. Sus resultados permiten identificar distintos patrones de desigualdades de género en el mercado de trabajo en América Latina vinculados a etapas y modelos de desarrollo

En esta primera presentación al blog introduciré la perspectiva de género para analizar en particular, un tema recurrente en los estudios sobre América Latina, pero también a nivel global. Decía Esteban Nicolini allá por el 2014[1] que la mayoría de las investigaciones recientes coinciden en que la inequidad de ingresos ha aumentado considerablemente en el mundo en los últimos 200 años (aproximadamente) y que la mayor parte de ese incremento se produjo por el aumento de la inequidad “entre” los países y no por la inequidad “dentro” de los países (Milanovic 2011, Bourguignon y Morrison 2002).

En particular, si consideramos sólo el caso de América Latina encontraremos que es un territorio caracterizado por una inequidad persistente con una multiplicidad de causas en su explicación, pero donde aparecen algunos elementos recurrentes. Se ha confirmado que esta desigualdad está vinculada a la falta de oportunidades laborales, a la falta de educación e incluso a la estructura productiva de los países analizados  (Bourguignon et al 2004; Bértola y Ocampo 2012). Sin embargo, en todos estos casos, una mirada a estos mismos indicadores desde una perspectiva de género muestra a las mujeres con una brecha negativa de ingresos que no se ha abatido con el paso del tiempo.

Gráfico 6.2. Brecha salarial de género en América Latina. (Promedio simple por quinquenio)

Silvana (06-11-2018)_gráfico

Fuente: Elaboración propia en base a SEDLAC (CEDLAS & The World Bank).

El primer elemento que destaca en la explicación de esta persistencia en materia de desigualdades salariales mensuales es que las mujeres trabajan, en promedio, menos horas que los hombres. Claro que esta disparidad responde al hecho de que las mujeres mantienen aún una doble jornada laboral asociada al desbalance en las tareas de cuidados que se realizan en el hogar, lo que limita sus posibilidades de cumplir jornadas completas en el mercado de trabajo o efectuar horas extras en el mismo.

Al tener en cuenta el efecto de las horas trabajadas estas diferencias salariales se reducen, aunque si se analiza con mayor profundidad se observan comportamientos muy disímiles según las características de los trabajadores y su diferencial inserción en el mercado de trabajo.

Hacia finales del siglo XX, cuando el proceso de integración de las mujeres al mercado de trabajo en América Latina parece ser ya un fenómeno irreversible, las diferencias salariales cobran una significación mayor en la explicación de las desigualdades de la región, visualizándose tendencias homogéneas entre los países. La evidencia indica las mujeres tienen ingresos inferiores en todos los niveles educativos, pero las diferencias salariales al interior del grupo de los menos educados, así como entre los más educados, es aún más significativa a favor de los hombres.

Con respecto al impacto de la edad en las desigualdades salariales, se encuentra que la desigualdad se incrementa a medida que esta aumenta. Si bien el incremento de la edad produce un aumento salarial en hombres y en mujeres, premiando así la experiencia, proporcionalmente ese crecimiento continúa beneficiando a los hombres más que a las mujeres. En cambio, entre los más jóvenes, donde puede suponerse que la experiencia laboral es menos relevante en la fijación del salario, se encuentra una significativa reducción de la brecha salarial de género.

Por otro lado, la forma en la que hombres y mujeres se incorporan al mercado de trabajo y “eligen” los espacios de participación también tiene su impacto en las retribuciones económicas percibidas. La concentración de mujeres en ocupaciones y sectores con una menor retribución en el conjunto del mercado laboral tiene como resultado un promedio de ingresos inferiores para ellas, constituyendo la segregación sectorial y ocupacional por sexos uno de los factores más relevantes para explicar la brecha salarial.

Estos resultados aportan evidencias a la discusión sobre el sesgo en la selección de ocupaciones “masculinas” y “femeninas” y sus repercusiones en la brecha salarial de género. El acceso de las mujeres a determinadas actividades da como resultado una diferenciación salarial a favor de los hombres y las tareas que desarrollan. El tipo de inserción que tienen hombres y mujeres es uno de los factores que más influye en las diferencias salariales. Dentro de las actividades consideradas “feminizadas” persisten las diferencias salariales negativas para las mujeres y estas son más pronunciadas en aquellos sectores de menores ingresos como es el caso del servicio doméstico. Dentro de las actividades “masculinizadas” como la industria manufacturera, se obtiene también una brecha salarial negativa para las mujeres. Finalmente, dentro del conjunto de personas que perciben ingresos son los trabajadores asalariados los que muestran una menor brecha salarial de género. Tanto dentro del sector empresarial como entre los cuentapropistas, se observan los niveles más altos de desigualdad salarial, superiores al 20%.

Estas condiciones, que caracterizan a la desigualdad a nivel global y que, en el caso latinoamericano, tienen expresiones muy claras en todas sus dimensiones, requieren de una caracterización histórica precisa para alcanzar una interpretación cabal de su evolución y cambio. El objetivo de las dos próximas entradas al Blog será, en primer lugar, analizar los cambios en la demanda de fuerza de trabajo al presentarse una breve caracterización del proceso de incorporación de las mujeres al mercado de trabajo a la luz de los modelos de desarrollo presentes en la región durante el siglo XX. En segundo lugar, se abordarán los cambios ocurridos en la oferta de trabajo femenina, vinculándolos a las dinámicas demográficas y a las transformaciones ocurridas en la vida de las familias, sobre todo a partir de la década de 1950 y hasta nuestros días. Se intentará visibilizar así la existencia de una serie de decisiones asumidas por los hogares y por los individuos que procuran viabilizar la participación laboral de las mujeres a partir de modificaciones en las formas de vida y en los arreglos familiares.

 

Referencias:

Bértola, L. and J. A. Ocampo (2012). The economic development of Latin America since independence. Oxford, Oxford University Press.

Bourgugnon, Francois and Morrison, Christian (2002). Inequality among world citizens: 1820-1992. American Economic Review 92, 727-744.

Bourguignon, F.;Ferreira, F.H.G. and Lustig, N. (eds.) (2004): The Microeconomics of Income Distribution Dynamics in East Asia and Latin America. Washington, DC: World Bank.

Maubrigades, S. (2018) Las mujeres en el mercado de trabajo en América Latina durante el siglo XX. Un análisis comparado de la tasa de actividad, sus factores explicativos y su impacto en la brecha salarial. Tesis doctoral. Universidad de la República, Facultad de Ciencias Sociales.

Milanovic, Branko (2011). A short history of global inequality: the past two centuries. Explorations in Economic History 48, 494-456.

[1] https://pasadoypresenteblog.wordpress.com/2014/02/21/los-componentes-de-la-inequidad-y-su-sentido-en-el-largo-plazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s