Post / Crack Financiero: Cuidados Intensivos y Terapia Comentarios al Libro de Youssef Cassis sobre la Historia de las Crisis

Carlos Marichal (El Colegio de México),  5 de septiembre de 2012.

La historia de las crisis financieras ofrece muchos paralelismos entre la crisis actual y otras crisis anteriores. Igualmente importante son, no obstante, los contrastes existentes.

Cuatro años después del colapso de septiembre del 2008, los sistemas financieros de Estados Unidos y de Europa siguen en cuidados intensivos. Los balances enormemente inflados de los principales bancos centrales reflejan la naturaleza de una enfermedad prolongada, y el pronóstico es todavía materia de debate, con nuevas complicaciones, como lo demuestra la crisis actual del euro. Resulta por tanto de especial interés ver si la historia puede servir de orientación para encontrar el camino hacia una recuperación sostenida. El reciente libro de Youssef Cassis titulado “Crisis y Oportunidades” (Oxford, 2011) ofrece algunas respuestas, pero igualmente importante, plantea preguntas clave sobre la naturaleza particular del dilema financiero actual.

Crises and Opportunities
The Shaping of Modern Finance

Cassis sostiene que si bien muchas obras han debatido sobre las causas de los debacles bancarios y financieros, pocas han analizado las respuestas y las regulaciones que surgieron ante las grandes crisis y que cambiaron el contexto institucional o normativo en el que opera el sector financiero. De todas las crisis, la Gran Depresión dio lugar, sin duda, a un mayor número de reformas normativas, muchas de las cuales todavía están con nosotros. Pero, ¿la Gran Recesión conducirá también a cambios tan importantes en el mundo financiero? Cassis es ambiguo en este punto, pero sugiere que la historia ofrece perspectivas útiles al comparar el pasado y el presente. De hecho, me parece que algunas de las secciones más interesantes de esta pequeña joya de libro son aquellos que apuntan explícitamente a las enormes diferencias entre el escenario contemporáneo financiero y algunos de los antiguos dramas de la historia de las crisis bancarias.

Ciertamente, muchos de los grandes maestros en este campo como Charles Kindlebeger prefirieron hacer hincapié en los paralelismos en el comportamiento financiero y en la anatomía de las crisis, con especial atención en la naturaleza de los auges especulativos y los cracks que provocaron. Lo mismo puede decirse del trabajo muy citado por Robert Schiller y George Akerlof, Animal Spirits, aunque su interpretación es bastante radical, tanto en lo que respecta a la teoría como a la práctica, con el argumento en sus conclusiones que “Humpty Dumpty” -los huevos viejos de los mercados financieros – no pueden ser reparados y necesitan ser reemplazados. Su libro fue muy oportuno cuando se publicó en 2009, ya que argumentó que la intervención del gobierno era necesaria, así como una serie de nuevas regulaciones para estabilizar los mercados de todo el mundo. Esto es precisamente lo que ha ocurrido, pero como los autores sospechaban, el público en general sigue ignorando las razones primarias y la necesidad de cambios profundos en la supervisión y gestión de las modernas instituciones financieras en el mundo de la post / crisis.

La explicación más evidente de la confusión generalizada sobre la necesidad de reformas radicales es que el accidente de septiembre de 2008 no se convirtió en un colapso económico total y sostenido. Este debacle fue inicialmente tan grave como el de 1929/1930, como Barry Eichengreen y Kevin O’Rourke lo han demostrado, pero fue seguido de una recuperación, aunque a velocidades muy diferentes y variadas de todo el mundo. La razón principal era claramente que los bancos fueron rescatados. En Estados Unidos, epicentro inicial y fundamental del colapso, prácticamente todos los bancos y los mercados financieros se han salvado, de un modo u otro, por la masiva intervención del Banco de la Reserva Federal y del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Sin embargo, como argumenta Cassis, sigue siendo importante reflexionar sobre las razones por las que en 2008 se permitió quebrar a  Lehman Brothers, un banco de inversión clave y enorme. Tal fracaso, según él, no era el típico de las crisis financieras del pasado: en 1890, en la crisis de Baring, en la crisis bancaria alemana de 1931 y en la crisis bancaria de Japón en 1997/98, algunos bancos quebraron, pero el impacto global no fue equivalente al pánico provocado por la implosión de Lehman. Por otra parte, Cassis sostiene que hay al menos dos razones principales que diferencian a los rescates bancarios de 2008/2009 con los del pasado. Una de ellas es el tamaño de los rescates, que fueron tan grandes que simplemente no hay vara de medir que puede ser realmente útil. La naturaleza tanto de los rescates directos como de la expansión cuantitativa (quantitative easing) de los bancos centrales no tiene un antecedente verdadero. Una segunda razón es que las pérdidas sufridas por un buen número de los principales bancos del mundo entre 2007 y 2010 “casi no tienen precedentes en la historia.”

Es precisamente este argumento que se centra en las diferencias entre el presente y el pasado que me parece más fértil para futuras investigaciones. De hecho, se podría argumentar que, si bien cientos de crisis financieras menores (bancarias y en los mercados de valores) en la historia moderna tienen un gran número de similitudes técnicas, las colapsos más “globales” son tan complejos y anclados a su contexto histórico que lo mejor es hacer hincapié en su singularidades, lo que inevitablemente requiere de una agenda de investigación multifacética para explicar algunas de sus características más destacadas. Esto se ilustra por el hecho de que a pesar de la gran cantidad de literatura internacional sobre la crisis de 1929 y la Gran Depresión, todavía existe un amplio debate sobre las causas y trayectoria. Lo mismo pueda probablemente ya decirse de la crisis de 2008 y de la naturaleza de las reformas bancarias que han comenzado a ser ratificadas y que están empezando a ponerse en práctica.

Sin embargo, las reformas bancarias son sólo una parte de la historia. El hecho del asunto es que a pesar de la duración y el número de las regulaciones a banca y a los mercados financieros promovidas por la legislación de Dodd Frank en Estados Unidos, los cambios institucionales más profundos y las reformas financieras probablemente se llevará a cabo en Europa, como resultado de la combinación de las crisis bancaria y de deuda soberana y de las crisis fiscales que han surgido en los últimos dos años. La Unión Europea se encuentra ahora en un proceso más difícil de reestructuración de su sistema financiero global y fiscal con el fin de proporcionar al Banco Central Europeo con una contrapartida equivalente al sistema de Tesorería de los Estados Unidos. Evidentemente, sin una estructura fiscal más integrada, la Unión Europea no puede proporcionar el respaldo necesario para la emisión de cantidades ilimitadas de bonos de deuda pública a corto o largo plazo necesarias para asegurar la estabilidad financiera.

Esta metamorfosis del colapso de 2008 hacia el malestar actual y profundo y hacia la persistente crisis financiera está prevista, en cierto sentido, por Cassis. En su prefacio, escribe que en el momento en que se lea su libro, habrá muchas nuevas cuestiones sobre la mesa, y el hecho es que las consecuencias de la crisis financiera que comenzó en 2008 todavía están con nosotros. Las crisis bancarias desatadas por la debacle no tienen precedentes en tamaño y en consecuencia en la historia moderna. Por tanto, un ejercicio de contraste es tan valioso como comparaciones con el pasado, porque ahora estamos moviendonos en territorio desconocido.

One thought on “Post / Crack Financiero: Cuidados Intensivos y Terapia Comentarios al Libro de Youssef Cassis sobre la Historia de las Crisis

  1. Documentos y comentarios para conocer las causas de las crisis y las soluciones planteadas. De las indagaciones efectuadas como economistas es que hay que tener mucho cuidado con la especulación y que se requiere una adecuada regulación de las Bolsas de valores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s